Sistemas de Retención Infantil (SRI)

Una de las funciones principales de ser padres es la de proporcionarles a nuestro hijos la seguridad necesaria en cada uno de los aspectos de su vida y sobre todo en su niñez cuando por sus características están más indefensos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH México) indica que: “los Niños y Niñas tienen derecho a vivir en un medio ambiente sano y sustentable, y en condiciones que permitan su desarrollo, bienestar, crecimiento saludable y armonioso, tanto físico como mental, material, espiritual, ético, cultural y social.” Esto también incluye el protegerlos adecuadamente al momento de viajar en un vehículo automotor.

Cada año miles de niños mueren o sufren lesiones graves en colisiones de autos. El uso adecuado de los Sistemas de Retención Infantil (SRI) o conocidas coloquialmente como “la sillita para él bebe” ayuda a mantener a los niños a salvo. Pero con tantos modelos y tipos diferentes disponibles en el mercado, no es de extrañar que para muchos padres este sea un tema abrumador.

¿Qué es y para qué sirve un SRI?

Se conocen como Sistemas de Retención Infantil (SRI) a todo dispositivo de sujeción (sillas, elevadores con arnés y elevadores) homologados para transportar a los niños de forma segura en automóviles. Estos dispositivos deben de ser usados por todos los niños y bebes que midan menos de 1.35m o pesen menos de 36 kg, ya que los niños pequeños no tienen las mismas proporciones físicas que los adultos y su peso corporal está distribuido en mayor proporción en la parte superior de su cuerpo.

Usando correctamente un SRI ayuda a reducir en forma drástica el riesgo del niño de, ante un siniestro vial, sufrir lesiones graves e incluso fatales, ya que, los cinturones de seguridad de los vehículos están diseñados para sujeta de forma adecuada a pasajeros a partir de 1.35 metros de altura.

Tipos de SRI

El tipo de SRI que tu hijo necesita depende de muchos factores, que incluyen la edad, el tamaño, y el tipo de automóvil que tengas. En el mercado existen de varios tipo, modelos marcas y precios pero no hay mejores ni perores, el mejor es el que le quede bien al tamaño de tu hijo, esté bien instalado, entre bien en su vehículo y lo más importante se utilice adecuadamente en cada viaje. No decida solamente por el precio, Un precio más alto no quiere decir que sea más seguro ni más fácil de usar. Evita los asientos usados si no conoces la procedencia del asiento, esto puede poner en riesgo la seguridad de tu hijo.

La siguiente gráfica es una guía rápida para comenzar tu búsqueda del SRI más adecuado y que puedas conocer las características de cada uno de ellos:

Tratemos más a detalle cada uno de los grupos:

Grupo 0 (de 0 a 10 kg)

Desde recién nacido hasta 10 Kg

Pertenecen a este grupo los cucos o capazos. El cuco se coloca horizontalmente en los asientos traseros con el bebé orientado al sentido contrario de la marcha. El bebé va sujeto con un arnés de seguridad a la propia silla.

La mayoría de las sillas de seguridad de este grupo se adaptan a la carreola, lo cual es muy cómodo pues te permite trasladar al bebé de esta al automóvil en un solo gesto y sin perturbarle. Para viajes de más de dos horas es recomendable hacer paradas de descanso para que no sufra la columna del bebé.

Grupo 0+ (0 a 13 kg)

Desde recién nacido hasta 13 Kg

Estas se aconseja sean colocadas en el asiento trasero pero pueden ser colocadas en el asiento delantero (siempre que éste no tenga airbag o esté desactivado). En ambos casos ha de ir en sentido contrario a la marcha. El bebé viaja semi-acostado, y está sujeto con un arnés de seguridad a la propia silla.

Al igual que las sillas de Grupo 0, la mayoría de las sillas de seguridad del Grupo 0+ también se adaptan a la carreola. Para viajes de más de dos horas es recomendable hacer paradas de descanso para que no sufra la columna del bebé.

Grupo 1 (de 9 a 18 kg)

Desde los 9 hasta los 18 Kg de peso

Los SRI del Grupo I se sitúan siempre en el sentido de la marcha, de modo que el niño tiene estímulos adicionales para disfrutar, está en contacto visual con sus padres y observa con curiosidad todo aquello que le rodea.

Existen modelos que comparten grupo, como las catalogadas 3 en 1, en estos casos pueden ir en sentido contrario a la marcha cuando se usan como grupo 0+, y a favor cuando su uso es para Grupo 1.

Deben de instalarse en el automóvil antes de sentar al niño y el conductor ha de verificar que estén bien fijadas. El niño va sujeto con un arnés de seguridad a la propia silla. Alguna sillas del Grupo I incorporan un sistema que gira la silla hacia la puerta de auto, de modo que sea más sencillo colocar al niño y fijarle el arnés de seguridad.

Grupo 2 (de 15 a 25 kg)


Desde los 15 hasta los 25 Kg de peso

El Grupo II engloba a aquellos SRI o cojines elevadores con respaldo que se ajustan con el cinturón del vehículo. En ambos casos se pueden colocar en los asientos traseros o delanteros, siempre en el sentido de la marcha.

Han de incorporar una guía que adapte el cinturón del coche a la altura del hombro del niño. Debes asegurarte de que la banda horizontal pase por sus caderas, y no por su estómago.

Deben prestar atención especial a la protección de la zona cervical (la más vulnerable en caso de colisión), así como proveer de sistemas que mantengan una postura donde la columna vertebral esté recta, incluso en el caso de que el niño se quede dormido.

Grupo 3 (de 22 a 36 kg)

Desde los 22 hasta los 36 Kg de peso

En el Grupo III se incluyen los cojines elevadores sin respaldo. Se usan con el cinturón de seguridad del coche.

Todos los niños cuyo peso o estatura excedan el límite de SRI del grupo II deben utilizar una silla elevadora ajustada con el cinturón hasta que el cinturón de seguridad del vehículo les calce bien, lo que suele suceder cuando el niño alcanza 1.20 m de estatura, entre los 8 y 12 años de edad.

El mejor lugar para colocar un SRI es el asiento trasero central, para protección en un choque lateral, siempre y cuando se cuente con el sistema de anclaje adecuado. Un niño debe viajar en un SRI mirando hacia atrás hasta tener como mínimo un año de edad y pesar 10 kg. Las sillas en sentido contrario al de la marcha ofrecen mayor protección para la cabeza, cuello y columna del bebé que las sillas situadas en el sentido de la marcha. Se debe cambiar la silla para que mire para adelante cuando el bebé supere el peso máximo recomendado o la cabeza del niño sobresalga del respaldo.

Puntos a tomar en consideración en todo momento

  • Recuerda que siempre debes dar el ejemplo. Asegúrate de usar siempre tu cinturón de seguridad. Esto ayudará a tu hijo a formar el hábito de usar el cinturón para toda su vida.
  • Tu hijo siempre debe viajar en un SRI hasta cuando no vaya contigo. Ser consecuente en el uso del SRI demuestra una buena crianza de los hijos, reduce las protestas y las quejas, y es lo más seguro para su hijo.
  • Nunca deje a tu hijo solo dentro o cerca del auto. Cuando se deja a un niño solo dentro o cerca de un vehículo, puede suceder cualquiera de las siguientes situaciones. Un niño puede:
    • Morir de un golpe de calor, debido a que las temperaturas pueden alcanzar niveles mortales en unos pocos minutos.
    • Quedar estrangulado por ventanas eléctricas, cinturones de seguridad retráctiles, techos corredizos o accesorios.
    • Accionar la palanca de cambio del vehículo y ponerlo en movimiento.
    • Ser atropellado cuando el vehículo retrocede.
    • Quedar atrapado en la cajuela del vehículo.

Recuerda que los Sistemas de Retención Infantil pueden salvar la vida de tu hijo, según estadísticas de la Dirección General de Tráfico de España, el uso adecuado del SRI puede disminuir en un 75% las muertes generadas por accidentes viales y hasta un 90% las lesiones de gravedad.

En el mercado existen muchos tipos y marcas de SRI, investiga y escoge el adecuado para tu bebe, el escatimar en el costo puede ser la diferencia entre una vida plena para tu hijo o lesiones de por vida e incluso la muerte.

Deja un comentario